lunes, 6 de junio de 2016

Sopa fría de sandía y tomate




Todo aquel que  tiene una pasión tiene alguien a quien admirar.

Empieza desde peques. Por lo general los niños sueñan con ser futbolista y las niñas con ser princesa, actriz o cantante. Pasan los años y la figura digna de adoración cambia. Ahora quieren ser médicos, abogados, astronautas o, incluso, youtuber (sí, se lo he escuchado a un niño). Pero siempre hay un nombre detrás.

Siempre hay nombre. Messi, Cristiano, la reina Letizia... Más o menos conocidos, pero siempre existen unos pasos que seguir. Quizá por eso me sienta rara.

Me gusta cocinar desde que tengo uso de razón. Me encanta combinar, probar, inventar... Pero soy la persona más ignorante en lo que a nombres de cocineros se refiere. Cuando hablo con amigos cocineros o con amigos que comparten mi pasión, me alucina la facilidad que tienen para nombrar a este o al otro. Para saber quién hizo esto y quién hizo lo otro. Incluso para afirmar con total rotundidad que determinado plato pertenece a ese cocinero porque salta a la vista su técnica o su forma de emplatar.

Yo no soy de esas. Yo soy de las que reconozco el plato de mi madre o el de mi abuela entre todas las madres del mundo. Pero nada más. Me gusta ver el trabajo de otros cocineros porque así se aprende. Pero muchas veces me da una pereza tremenda por la cantidad de ingredientes imposibles que presentan. Claro que me encantaría poder reproducirlos, sin duda, pero hay veces que lo único que quiero es ir a la frutería de mi barrio y hacer un plato de impresión con ese género que está bueno, bueno y que le quitan de las manos. Sin aires, sin espumas, sin esferificaciones ni gelatina. Cocina básica, pura y primitiva.

Por eso, cuando me topo con un plato de alguno de esos ídolos que cumple estos requisitos, lo reproduzco sin pensar. Y esto me hace feliz. Porque me hace recordar que esos platos "imposibles" son la evolución de estos platos asequibles a los mortales.

Esta sopa de sandía y tomate de Ferrán Adriá es la simplicidad y el buen gusto hecho sopa. A su sencilla elaboración y su brutal sabor, acompañan su colorido primaveral y su aporte vitamínico. Es muy importante introducir frutas y verduras frescas en nuestra dieta, pero a mucha gente le cuesta. Por eso esta sopa es perfecta para hacerlo.

Tanto la sandía como el tomate son ricos en licopeno, por lo que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y a regular el colesterol. Su alto contenido en agua es otro factor muy importante a tener en cuenta en estos meses de verano en los que no debemos esperar a tener sed para hidratarnos.


Ingredientes (para 6 raciones):
  • 1/4 de sandía.
  • 6 tomates medianos.
  • Sal y pimienta.
  • Un puñado de albahaca fresca.
  • Aceite de oliva virgen extra.
Elaboración:
  • Pela la sandía. No hace falta que quites las pepitas (a menos que sean de las gordas). Reserva.
  • Corta los tomates en cuartos y quítales el pedúnculo.
  • Tritura la sandía un par de segundos en el procesador de alimentos si ves que todo no te entra. De esta forma, al licuarlo, queda más espacio.
  • Añade el tomate y tritura bien durante 30 segundos o hasta que esté todo bien triturado y homogéneo.
  • Pon a punto de sal y pimienta y dale otro golpe.
  • Cuela la sopa en un colador de malla fina o en un pasapurés. Este paso es opcional, pero quedará más fina.
  • Haz el aceite de albahaca tal y como se hacen los aceites aromatizados a partir de hojas frescas. Es decir, pon un puñado de albahaca en el vaso de la batidora, cubre de aceite y tritura.
  • Sirve la sopa bien fría con un chorro de aceite de albahaca.



Notas.

  • Puedes probar con otro aceite hecho a partir de otra especia, como orégano, salvia...
  • No cometas el error de usar tomate triturado de lata. Al tener dos ingredientes es imprescindible la calidad de los mismos.
¿Te ha gustado el artículo? ¡COMPARTE! Me harías muy feliz.
  • Si te has animado a preparar esta u otra receta y quieres compartir tu foto y tus comentarios con el mundo, ponte en contacto conmigo y envíamelo. Me encantaría compartirlo en mis redes.

  • Recuerda que tengo a la venta mi curso para aprender a cocinar desde cero. Aquí tienes toda la información y yo te acompañaré en el camino.

  • Puedes seguir las novedades del blog a través Facebook, Twitter e Instagram o por mail apuntándote aquí debajo. Y si eres aficionado a las video-recetas SUSCRÍBETE a mi canal de Youtube.

No hay comentarios:

Publicar un comentario