Querida madre tierra...

lunes, 22 de abril de 2019



¿Sabes? Hoy es el día internacional de la tierra. Hace tiempo que me dan pereza los "días de", porque parece que, de un tiempo a esta parte, cada día es el día internacional de algo. Y yo soy de las que creo que no hay que esperar al "día de" para celebrarlo. Pero hoy es el día internacional de la tierra, y me toca en lo más profundo del alma.

No soy religiosa o, mejor dicho, no soy creyente, al menos, no creo en el dios "tradicional", o el dios de la religión cristiana. Pero sí creo. Creo en el poder de la naturaleza, creo en la madre tierra, o padre, o ente, o como lo quieras llamar. 

No. No creo que una madre tierra en forma de árbol de raíces inmensas nos haya puesto aquí por gracia divina al golpe de varita, pero sí creo en la evolución y en que esa madre tierra nos ha dado todo para que podamos estar aquí. 

Creo en el poder curativo de las plantas, creo en el respeto entre especies, creo en la consciencia y la meditación como precursor de la salud. Creo en los hábitos naturales como camino hacia la plenitud espiritual. Creo que andar descalzo es terapia, acariciar a los animales es terapia, extender los brazos bajo la lluvia y mirar hacia arriba con los ojos cerrados para sentir las gotas, arrimarse a una hoguera para entrar en calor, meter las manos en los sacos de legumbres, recolectar ingredientes de la huerta, oler las flores, darse un baño de sol en febrero, respirar en lo alto de una montaña hasta que duela, hacer baños de vapor con lavanda y romero, tumbarse y mirar las estrellas, fruta recién cogida del árbol, bailar hasta doler los pies, jugar en el barro, gritar eco en las cuevas, pisar los charcos, correr por la hierba hasta que se acelere el corazón...

Creo que todo, absolutamente todo, está en la naturaleza. No creo en los medicamentos, en los procesados, ni en los químicos. Creo en lo natural, natural de naturaleza. Estoy harta del consumismo, de las enfermedades que nos crean para después curar con medicamentos milagrosos, de quien no se sabe divertir sin alcohol, ni drogas. Harta del dinero que todo lo mueve, de construcciones imposibles, e inventos para vagos. No soporto la invasión plástica, la gente egoísta, ni los que no saben querer. 

¿Sabes? Creo que si pudiera me teletransportaría 30000 años atrás. Con taparrabos y trenzas en el pelo. Cuando había que ganarse la comida de verdad. Probablemente sea la ilusión de quien ha leído "Los hijos de la tierra" hasta imaginarse cabalgando sobre un león, o quizá si fuera real disfrutara esos escasos 30 años con la fuerza de lo auténtico.

Sea como fuere, con Delorean para retroceder en el tiempo, o sin él, disfrutaré al máximo esta ocasión que se me brinda, de vivir con pasión, de sentir, de ser consciente, de agradecer cada día y cada semilla. 

De seguir aprendiendo, de seguir disfrutando, de seguir oliendo y sintiendo. Del sonido de los pájaros que ahora mismo me acompaña y de todos y cada uno de los detalles que nos perdemos cada día por estar ensimismados en la superficialidad de la vida.

Hoy sí te diré que te sientes, te relajes, respires profundo y agradezcas. Porque querida madre tierra, sin ti no somos nada.

Publicar un comentario