martes, 22 de marzo de 2016

Smoothie, cómo hacerlo para que salga perfecto y receta

Rótulo 4


Si pregunto ahora mismo cuál es la bebida de moda, seguro que a nadie le viene a la cabeza la Coca-cola, ni el Bi-Solán, ni el Nespresso de George Clooney. Seguro que nos viene a la mente el smoothie, ¿me equivoco?


Y es que las modas son tan odiosas... que en cuanto sale una o caes o te vuelven loca.


Odio las modas. Soy totalmente atemporal. Si algo se pone de moda yo dejo de usarlo y lo uso, si me apetece, cuando ha pasado. Sé que debería cambiarlo, pero no lo puedo evitar.


Ahora bien, si la moda en cuestión es tan beneficiosa como la de los smoothies pues... ¡allá voy!


Los smoothies son batidos de fruta o de fruta y verdura principalmente. Aunque actualmente se suelen asociar más a estos últimos. Están de moda los green smothies o smoothies verdes porque sus beneficios son mayores. La fruta es una opción saludable, está claro, pero no deja de ser rica en azúcares por lo que debemos consumirla con cabeza.


Lo bueno de los smoothies es que, al estar hechos con ingredientes crudos (sí, como todos los zumos), aprovechamos todos sus nutrientes.


Pero seguro que esto ya lo sabías, ¿verdad? Así que déjame ir directamente al grano y aclararte unas dudas que, si eres como yo, se te habrán pasado por la cabeza.


¿QUÉ LLEVA UN SMOOTHIE?


Mientras hagas un batido de fruta, o fruta y verdura, puedes agregar lo que te dé la gana. Pero los ingredientes básicos y algunos de los más comunes son:




  • Base líquida. Agua, leche, bebidas vegetales... Lo que tú prefieras. La base líquida en necesaria para poder beber el smoothie. Si no echáramos una base líquida obtendríamos una base demasiado espesa que tendríamos que comer casi, casi a cucharadas. Se pueden hacer smoothies partiendo de agua, bebida vegetal (de avena, de almendras, de arroz, de soja, de alpiste...), o leche, según si lo quieres más o menos ligero, o según si sigues una alimentación vegana, vegetariana u omnívora.

  • Verduras. Como te he comentado antes no son imprescindibles, se pueden hacer smoothies a base de frutas pero, si lo que quieres es un batido saludable, las verduras harán que lo sea aún más. Puedes utilizar verduras con sabor neutro para que apenas se note más que el color. Con todo el sabor de la fruta no notarás el sabor de la verdura.

  • Frutas. Lo ideal es escoger fruta de temporada a la hora de elaborar los batidos. La fruta de temporada es más barata y sabrosa porque está en su punto óptimo. Accede a mis calendarios de temporada para que te resulte más fácil. La fruta será la causante de que tengas que echar mayor o menor cantidad de base líquida. No es lo mismo echar un plátano que una naranja, ya que la segunda tiene muchísimas más agua que el primero. Así que si echas una fruta rica en agua, tendrás que reducir la cantidad de base líquida y viceversa.

  • Semillas. Se trata de un ingrediente opcional. Se han puesto "de moda" gracias a la alimentación vegana, porque son ricas en fibra, grasas saludables, vitaminas, proteínas y minerales. Déjame aclararte que no todas las semillas son ricas en lo mismo, al igual que las frutas y verduras. Unas tendrán más proteínas, otras más ácidos grasos esenciales y otras más vitaminas. Pero lo que está claro es que son un excelente aliado para el organismo. Son imprescindibles en una alimentación vegana porque aportan nutrientes que no podrían consumirse de otro modo. Un ejemplo de ello son los ácidos grasos que, en una alimentación sin restricciones proporcionaría el pescado azul. Cuando hablamos de semillas hablamos de semillas de lino, de chía, de sésamo, de amapola... Hay multitud de ellas. ¿Y qué? ¿Las incorporamos al batido sin más? Sí y no. Hay semillas que son más difíciles de digerir por el organismo y, sin un tratamiento previo (o remojo o triturado), tal como entran, salen. Pero simplemente con ese remojo previo o triturado de la semilla, ya están listas para usar. Podríamos añadirlas a la batidora y triturar con todos los ingredientes, pero son tan pequeñas que a veces las aspas no las pillan, por lo que una ayuda adicional, no está de más.

  • Frutos secos. Es otro ingrediente opcional. Como te he dicho, los smoothies admiten de todo. Así que si quieres hacerlo aún más nutritivo puedes añadir unos frutos secos. Nueces, cacahuetes, anacardos... Lo que sí te aconsejo es que uses frutos secos crudos, porque los fritos y con sal no son tan beneficiosos para la salud e hinchan un montón.

  • Superalimentos. Seguro que habrás oído hablar de ellos, y si no lo has hecho, escucharás a Chicote en breve en la tele.  Se trata de ingredientes opcionales con grandes propiedades nutritivas. Son muy conocidos las bayas de goyi, el germen de trigo, el cacao puro en polvo, espirulina, semillas de lino (que ya hemos visto en el apartado anterior)...

  • Endulzante. Personalmente no echo endulzantes a mis batidos, porque la fruta me aporta todo el dulce que necesito. Pero si te gusta que esté bien goloso, puedes añadirlo en diferentes formas. Sabrás que el azúcar blanca no es la opción más saludable. Pero hay muchas más opciones, como el azúcar integral de caña (panela), stevia, sirope de ágave, miel... O incluso unos dátiles. Las opciones son infinitas.


Básicamente estos son los ingredientes que se suelen echar pero, como siempre, puedes jugar con ellos. Puedes eliminar, añadir sustituir... ya sea en busca de más cremosidad, dulzor, vitaminas... Hay quien además de la base líquida incluye ingredientes que aporten cremosidad como yogur, helado, queso crema... pero a mí eso ya me parece rizar el rizo, porque lo veo más como un batido normal, como este que te enseñé en su día. Aunque para gustos los colores.


¿CÓMO HACER UN SMOOTHIE SIN GRUMOS?


He querido matizar ese "sin grumos" porque a mí me traía por el camino de la amargura. Este truco que te voy a contar ayudará, pero además, para deshacerte de los grumos tendrás que tener en cuenta el siguiente apartado.


Los grumos de los smoothies suelen proceder de las hojas verdes que echamos al batido. Como son más fibrosas, cuesta más homogeneizar estas fibras. Por eso te recomiendo que hagas el smoothie en dos pasos.




  • Haz la base verde. Echa en el vaso de la batidora las hojas verdes (espinaca, mezclum, canónigos...) y un poco de agua, leche vegetal o el líquido que quieras. Tritura bien, unos 20-30 segundos.

  • Añade el resto de ingredientes y tritura. Asegúrate de que la verdura está bien triturada e integrada con el líquido, añade el resto de ingredientes y tritura durante 50-60 segundos.


Como ves es muy fácil integrar verduras al batido. Al hacer la base verde no nos va a costar nada y, si usas verduras con poco sabor, como las espinacas, apenas lo notarás más que en el color.


¿QUÉ APARATOS NECESITO PARA HACER UN SMOOTHIE?


Este es el único y pequeñito inconveniente que tienen. Para hacer un smoothie sin grumos y cremoso necesitarás...




  • Una batidora de vaso potente. Una batidora de vaso son esas en que el mecanismo viene en una base donde se coloca el vaso, se cierra con la tapa y se pone a funcionar. No es la típica batidora de brazo en la que hacemos la mayonesa. Siento decirte que con estas batidoras el resultado no es el mismo ni parecido. Por lo menos a mi no me ha resultado. Sí, podrás hacer smoothies igual, pero para que no quede ningún grumo deberás colarlo, perdiendo así parte de sus propiedades. Además de con la batidora de vaso pueden hacerse con robots de cocina, como la Thermomix (aquí es donde los hago yo), o cualquier otro que incorpore la opción la opción de triturado.

  • Un molinillo de café (opcional). ¿Recuerdas que te dije que para digerir las semillas hay que remojarlas o triturarlas? Yo no tengo paciencia para esperar el remojo (son apenas 5 minutos, pero soy un culo inquieto), por lo que las trituro. Como la batidora no las pilla, lo que hago es utilizar un molinillo de café, que cuestan 10 € en Amazon.


Igual te estás preguntando por qué no los hacemos en licuadora. Un smoothie no se hace en licuadora, si no que se tritura para aprovechar los ingredientes en su totalidad. Las licuadoras están bien pero desperdician mucho producto. Hay algunas que sólo desechan la piel, pero hay otras que desechan la piel y lo que les sale por las narices.


¿No es bueno comer la piel?


Sí, la piel de la fruta es muy beneficiosa (manzanas, peras...) y es donde se concentra la fibra, pero yo si no es fruta ecológica no la como. Seguro que no te pilla de nuevo la cantidad de pesticidas y porquerías que se echan para su cultivo. Por eso no la como. Lavarla debajo del grifo no me parece suficiente y trato de evitarlo lo más que puedo.


¿Y no has pensado en comprar fruta ecológica?


Por supuesto, pero con la cantidad de frutas y hortalizas que como y el precio al que están me resultaría imposible.


¿DEBO GUARDAR UNA PROPORCIÓN DE FRUTA-VERDURA?


Encontrarás muchas teorías por ahí de que un green smoothie debe llevar el 60% del peso en forma de verdura y el 40% en forma de fruta... etc. Vale, me parece bien, pero yo vengo a decirte que lo hagas como quieras. Dejémonos de tantas normas y restricciones y vamos a disfrutar de la comida.


Para hacerte un smoothie lo único que tienes que tener son ganas de tomarte un batido saludable. Además, esta teoría del peso no creo que se sostenga mucho, y si no piensa. Si quiero hacer un smoothie con naranja y espinacas, ¿cuántas espinacas tendría que echar para cumplir la proporción?


¡Una barbaridad!


Así que no te rompas la cabeza y disfruta. Siempre que te hagas un batido trata de echar verduras. Además, si las incorporas en la base líquida como te he dicho, no te va a costar nada.


Y ahora déjame enseñarte un ejemplo de smoothie. Este es uno de los que me hago habitualmente porque me va genial, me proporciona energía y el pepino y el germen de trigo es fantástico para la piel. Pero recuerda que puedes hacerlo como quieras.


A mí me gusta innovar cada día, y echo cualquier fruta u hortaliza que tenga en la nevera. Pepino, tomate, remolacha, apio, fresas, manzana, kiwi... lo que pille. Pero si a ti te da un poco de miedo innovar porque no acaba de convencerte esta moda y quieres saber recetas que sepas que están ricas, déjame un comentario y te traeré recetas de smoothies según vaya descubriendo.


[gn_note note_color="#ced5b7"]


Ingredientes:




  • 30 gr de espinacas (1 puñado).

  • 100 ml de "leche" de avena (sustituye por agua, leche o cualquier bebida vegetal).

  • 100 gr de pepino (un pepino pequeño o medio normal).

  • 30 gr de apio (un trozo).

  • 1 naranja.

  • 1 pera.

  • 1 cucharadita de germen de trigo.

  • 1 cucharadita de semillas de lino.

  • 1 cucharadita de semillas de chía.


Elaboración:

  • Echa las espinacas y la leche de avena en la batidora. Tritura durante 20-30 segundos hasta que se haya formado un zumo verde. Reserva.

  • Pela la naranja, el pepino y la pera. Descorazona la pera y añade todo en trozos gruesos (para ayudar un poco al aparato) al vaso de la batidora.

  • Lava el apio y agrégalo.

  • Tritura las semillas de lino y chía en un molinillo de café y añade.

  • Echa la cucharadita de germen de trigo.

  • Tritura todo durante un minuto.

  • Sirve.


https://www.youtube.com/watch?v=pRrKgDUymu4

[/gn_note]

Notas.

  • Puedes cambiar las espinacas por mezclum, canónigos, berros... Con estas opciones te quedará menos verde, pero se notarás más el sabor a verdura.

  • Si no tienes molinillo de café o prefieres remojar las semillas, échalas en un vaso y cúbrelas de agua. Déjalas entre 5 y 10 minutos, hasta que veas que sueltan una especie de moco transparente y añade a la batidora.

  • He puesto cantidades para que tengas una guía, pero son relativas. Yo no peso los ingredientes. Echo un puñado de espinacas, un trozo de pepino, un trozo de apio... etc.


verde

 ¿Te ha gustado el artículo? ¡COMPARTE! Me harías muy feliz.


 [gn_note note_color="#ced5b7"]

  • Si te has animado a preparar esta receta y quieres compartir tu foto y tus comentarios con el mundo, ponte en contacto conmigo y envíamelo. Me encantaría compartirlo en mis redes.

  • Recuerda que tengo a la venta mi curso para aprender a cocinar desde cero. Aquí tienes toda la información y yo te acompañaré en el camino.

  • Puedes seguir las novedades del blog a través Facebook, Twitter e Instagram o por mail apuntándote aquí debajo. Y si eres aficionado a la video-recetas SUSCRÍBETE a mi canal de Youtube.[/gn_note]

4 comentarios:

  1. Me estoy aficionando mucho a los smoothies últimamente. Me anoto esta receta, mil gracias por compartirla y por toda la información ^^
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Ana! Desde que conocí los smoothies se han convertido en mis desayunos de la mayor parte de la semana, no suelo tener mucha hambre en las mañanas pero soy consciente de la importancia del desayuno también porque suelo ir al gimnasio debido a esto (y que en uno de tus artículos leí que también lo estas haciendo), te doy mi tip 👍... Yo le pongo queso quark ademas de todo lo anterior que mencionaste. La proteina siempre nos hace sentir saciedad por mas tiempo además de ayudar al crecimiento del músculo en el deporte. Encontré la opción de aceite de linaza y me encanta, las semillas sino las trituras igual como entran salen...😂 Y no tienen ningún efecto. Con un trocito de jengibre es espectacular y a mi estómago le va de maravilla. Cúrcuma es otro " super alimento" contiene antioxidantes y aporta muchísimos beneficios a la salud por un excelente precio. Un saludo. Paola🇩🇪

    ResponderEliminar
  3. Yo ya estoy viciada del todo :) Mil gracias a ti por tus palabras Kim. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Buenas noches Paola.
    ¡Me encanta con jengibre! Cúrcuma no suelo echar porque no la encuentro entera, solo la tengo en casa en polvo y no es lo mismo. Pero estoy totalmente de acuerdo con los beneficios de ambos, son estupendos la cúrcuma y el jengibre.
    Qué razón tienes con lo de saciar más. Cuando empecé a desayunarlos me costaba tomarlo entero (y eso que soy de desayunar en condiciones), y ahora me tengo que tomar una tosta detrás porque me quedo con hambre. Smoothie de 600 ml y tosta de aguacate o queso vegetal, ¡ahí es na! Yo no le echo queso porque trato de seguir una dieta vegana en la medida de lo posible. Por eso opto por semillas. Que, como comento en la entrada te doy toda la razón. Si no las trituras, tal como entran salen, por eso me hice con un molinillo de café. En mi ciudad es más fácil encontrar las semillas que el aceite. Pero con el molinillo estoy encantada.
    Y por cierto, permíteme que te cuente que, si tienes algún problema de piel, le añadas una cucharadita de germen de trigo, ¡es fantástico!
    Ya llevo mes y medio cumpliendo con la gimnasia, ¡olé! Ya verás este año cómo nos reímos de la operación bikini :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar